Violencia, autolesiones e intentos de suicidio: Salud de supervivientes de la trata infantil reveladas

Escuela de Higiene y Medicina Tropical

La mala salud mental, autolesiones e intentos de suicidio son comunes entre los niños y adolescentes que han sido objeto de trata para trabajo forzado o explotación sexual, según un nuevo estudio publicado inJAMA Pediatría.

La investigación fue dirigida por la London School of Higiene y Medicina Tropical, en colaboración con la Organización Internacional para las Migraciones, e incluyó entrevistas con 387 niños y adolescentes de 10 a 17 años en los servicios post-trata en Camboya, Tailandia y Vietnam.

Los investigadores encontraron que un tercio de los niños y niñas encuestadas habían sufrido violencia física o sexual (o ambos), mientras que la trata, y de los que el 23% había sufrido una lesión grave. problemas de salud mental eran comunes: más de la mitad de los supervivientes de la trata jóvenes (56%) dieron positivo para la depresión, un tercio (33%) de un trastorno de ansiedad y un cuarto (26%) para el trastorno de estrés postraumático. 12% informó que habían tratado de dañar o matar a sí mismos en el mes anterior a la entrevista, mientras que el 15,8% reportó tener pensamientos suicidas en el último mes. Un tercio eran todavía tiene miedo del traficante o sus asociados.

Las estimaciones sugieren que el mundo 5,7 millones de niños y niñas están en situación de trabajo forzoso, 1,2 millones son objeto de tráfico, y aproximadamente 1,8 millones son explotadas en la industria del sexo [1], pero hay poca evidencia hasta la fecha por la salud y el bienestar de los niños y adolescentes sobrevivientes de la trata. Los autores creen que el nuevo estudio es el mayor estudio de su tipo para examinar esto.

El 95% de los niños y adolescentes entrevistados en el estudio eran mayores de 13 años, y la mayoría eran mujeres (82%). Más de la mitad de los participantes (52%) había sido explotada durante el trabajo sexual. Los niños eran víctimas de la trata con mayor frecuencia para la mendicidad callejera (29%) y la pesca (19%). Quince niñas fueron objeto de trata a China como novias.

La violencia sexual se informó con mayor frecuencia por las niñas (23% frente al 1% de los varones) y la violencia física más comúnmente reportados por los varones (41% en comparación con el 19% de las niñas). Los empleadores o traficantes a menudo fueron identificados como los autores. 34% de las niñas objeto de trata en el trabajo sexual experimentado violencia física y el 71% informó de la violencia sexual por parte de un cliente.

Los investigadores encontraron que los participantes trabajaron comúnmente siete días a la semana (el 53% de las niñas, el 73% de los varones). Los varones fueron más propensos a reportar malas condiciones de vida, por ejemplo, el 54% de los niños no tenían donde dormir o dormido en el suelo, y el 22% tienen agua potable inadecuada. Las lesiones graves en el trabajo (por ejemplo, un corte profundo, muy mal por quemaduras, lesiones graves en la cabeza, un hueso roto) se mantuvieron en un 21% de los varones y el 7% de las niñas.

El autor principal, el Dr. Cathy Zimmerman, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical, dijo: “Es extraordinariamente triste al saber que tantos niños en nuestro estudio intentaron matar o dañar a sí mismos. Estos hallazgos son especialmente preocupantes las estimaciones teniendo en cuenta que cada año miles, si no millones de niños son víctimas de la trata y sufren abuso severo, como ser golpeado, atado o encadenado, ahogado, quemado, cortado con un cuchillo y se somete a la violencia sexual. Como era de esperar, nuestro estudio muestra estos abusos afectan profundamente la salud mental de los niños, lo que resulta en la depresión, la ansiedad y pensamientos suicidas. Para muchos, ir a casa no promete poner fin a su angustia, ya que más de la mitad de los jóvenes entrevistados dijo que estaban preocupados por la forma en que serían tratados cuando volvieron a casa, y dijo que se sentían culpables o avergonzados.

“Instamos a los proveedores de servicios de post-trata para evaluar a los niños víctimas de la trata con cuidado para los problemas de salud mental graves, sobre todo posible suicidio, y para proporcionar apoyo psicológico apropiado para su edad.”

Los investigadores también preguntaron a los participantes si habían experimentado violencia o maltrato en el hogar antes de que se trata.

El autor principal, el Dr. Ligia beso, de la London School of Higiene y Medicina Tropical, dijo: “Una quinta parte de los niños de nuestro estudio informó de la violencia física o sexual en el hogar antes de migrar, a menudo perpetrado por un miembro de la familia. Esto pone de relieve la importancia del conocimiento de la experiencia pre-trata de un niño, ya que los síntomas de depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático, intentos de suicidio y las autolesiones de los niños se asociaron con los abusos en el hogar.

“La reintegración de un niño en la sociedad o reunirlos con sus familias no siempre puede ser un proceso sencillo. evaluaciones de riesgo reintegración deben llevarse a cabo, ya que para muchos niños que van a casa puede no ser una opción segura “.

Los autores señalan algunas limitaciones del estudio, incluyendo que su muestra sólo incluyó a los individuos en los servicios posteriores a la trata y no representa una población general de niños objeto de trata, aunque se incluyeron niños de diferentes edades y nacionalidades explotadas en diferentes sectores.

El desempleo hace mella en la salud mental de los jóvenes

el Kings College de Londres

Los jóvenes que no están en la educación, el empleo o la formación (NEET) están comprometidos a trabajar, pero vulnerables a experimentar problemas de salud mental, según un nuevo estudio realizado por investigadores del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia (IoPPN) en el Kings College de Londres, Universidad de Duke y la Universidad de California.

La generación actual de jóvenes se enfrenta a las peores perspectivas de empleo en décadas, sin embargo, la investigación previa sobre la forma en ‘NEET’youths sienten sobre sus propias perspectivas y cómo afecta su salud mental desempleo es escasa.

Utilizando el Riesgo Ambiental (E-Riesgo) Longitudinal Twin Study, los investigadores evaluaron el compromiso de trabajar, problemas de salud mental y los trastornos por uso de sustancias en más de 2.000 jóvenes británicos transición de la enseñanza obligatoria hasta la edad adulta temprana a la edad de 18 años el 12 por ciento de los participantes no estaban a la educación, el empleo o la formación.

El estudio, publicado en el Journal de Psicología y Psiquiatría Infantil, encontró que los participantes NEET mostraron una mayor vulnerabilidad para los problemas de salud mental, incluyendo las tasas más altas de problemas de salud mental y abuso de sustancias. Sin embargo, al ser entrevistado sobre las actitudes hacia el trabajo y las estrategias de búsqueda de empleo reales que habían utilizado, los jóvenes NEET reportaron mayores niveles de compromiso con el trabajo y la búsqueda de empleo más comportamientos, en comparación con los jóvenes NEET no en la muestra.

Casi el 60 por ciento de los jóvenes NEET ya habían experimentado más de un problema de salud mental en la infancia o la adolescencia, en comparación con alrededor del 35 por ciento de los jóvenes que se encontraban en la educación, el empleo o la formación. 35 por ciento de los participantes NEET sufrían de depresión en comparación con el 18 por ciento de los jóvenes no NEET y el 14 por ciento había trastorno de ansiedad generalizada, comparado con el 6 por ciento de sus pares no NEET.

Los investigadores también encontraron que los participantes NEET estaban menos preparados para tener éxito en el mercado de trabajo, la presentación de informes menos soft’skills ‘tales como la resolución de problemas, el liderazgo y la gestión del tiempo.

El profesor Terrie Moffitt, co-autor del estudio de la IoPPN en el Kings College de Londres, dijo: “Nuestros hallazgos indican que, si bien la lucha por encontrar trabajo parece hacer mella en la salud mental de los jóvenes, esto no parece ser una cuestión de motivación. La mayoría de los 18 años de edad que hablamos se esfuerza en encontrar trabajo y comprometido con la idea de trabajo, a pesar de que tal vez se ven obstaculizados por la falta de habilidades que les servirían bien en el mercado de trabajo.

“En comparación con sus pares, NEET jóvenes también están contendiendo con problemas importantes de salud mental, como depresión, ansiedad, abuso de sustancias y el control de la agresión.’

En un análisis de seguimiento a los investigadores consideraron preexistente vulnerabilidad a los problemas de salud mentales y encontraron que el impacto sobre la salud mental sigue siendo grande y estadísticamente significativa en casi todos los casos.

Profesor Moffitt añadió: “Creemos que el estado requiere y problemas de salud mental pueden ocurrir en tándem en los jóvenes por un número de razones. En primer lugar, la tensión de querer trabajar, pero al no poder puede ser perjudicial para la salud mental; En segundo lugar, los empleadores tienden a preferir los solicitantes que parecen saludables y en tercer lugar, porque las manifestaciones tempranas de la enfermedad mental grave pueden incluir en sí misma desconexión de la educación y el empleo.’

Profesor Louise Arsenault, co-autor de la IoPPN, dijo: “Los jóvenes que no trabajan ni estudian a menudo se supone que es sin motivación o no están dispuestos a trabajar, sin embargo, nuestro estudio sugiere que son igual de motivados que sus compañeros – pero muchos cara desafíos psicológicos que los ponen en desventaja a la hora de buscar empleo.

“Es fundamental que los jóvenes están mejor soportadas por los servicios de salud mental ya que hacen difícil esta transición de la escuela al trabajo, y que se formó en profesionales” soft’skills lo que podría ayudar en la búsqueda de empleo.’

equipo Pitt consigue el ritmo, desarrolla método de cuantificación de movementUniversity ciliar de escuelas de Pittsburgh de las Ciencias de la Salud

PITTSBURGH 5 de agosto, el año 2015 – Investigadores de la Universidad de Pittsburgh School of Medicine han descubierto la manera de cuantificar objetivamente la acción de golpeo de los cilios, las diminutas proyecciones similares a pelos en las células que recubren los conductos nasales, los pulmones y casi todos los demás tejido corporal, según un estudio publicado en línea hoy en Science Translational Medicine. Dichas firmas digitales podrían ayudar a los médicos con mayor rapidez y diagnosticar con precisión el movimiento ciliar (CM) defectos, lo que puede causar graves defectos de drenaje bronquial respiratorio y también defectos de desarrollo, incluyendo la enfermedad cardíaca congénita.

En la actualidad, los médicos tratan de identificar los defectos CM utilizando microscopía de vídeo o indirectamente a través del examen de los cilios defectos ultraestructurales utilizando microscopía electrónica. Esto generalmente implica el análisis del movimiento de los cilios en las células respiratorias obtenidas de los conductos nasales, explicó el investigador principal Chakra Chennubhotla, Ph.D., profesor asistente de biología computacional y sistemas, Escuela de Medicina de Pitt.

“Comentarios visuales como éstos pueden ser subjetivas, consumen mucho tiempo y propenso a errores,” dijo. “En este proyecto, nuestro equipo utiliza métodos computacionales para identificar de manera objetiva y fiable defectos CM.”

Los investigadores utilizaron dos conjuntos de datos independientes – uno del Hospital de Niños de Pittsburgh de UPMC (CHP) y el otro del Centro Médico Nacional Infantil (CNMC) en Washington, DC – de individuos sanos y pacientes ya diagnosticados, ya sea con una cardiopatía congénita o discinesia ciliar primaria (DCP) para identificar las firmas digitales de movimiento normal y anormal, tener en cuenta factores tales como la frecuencia con que los cilios golpearon un lado a otro, la amplitud y la rotación de su patrón de ritmo, y su sincronicidad.

Luego, los investigadores validaron su técnica mediante pruebas de las muestras de los pacientes de una manera ciega, encontrando que la herramienta computacional identificado correctamente más del 90 por ciento de los casos de PCD en el CHP y todos los casos en CNMC. PCD es una condición rara en la cual los cilios son inmóviles o golpearon de manera anormal, lo que lleva a la limitación de la eliminación del moco de las vías respiratorias, la función respiratoria comprometida y un mayor riesgo de infecciones pulmonares y otros problemas bronquiales.

“Esperamos comenzar un ensayo clínico en el que los médicos de todo el país pueden subir un video de mucosa nasal de su paciente a un sitio web para la evaluación del movimiento ciliar con esta técnica,” dijo el co-investigador Cecilia Lo, Ph.D., el Dr. . F. Sargent Cheever profesor y presidente de Biología del Desarrollo, Escuela de Medicina de Pitt. “Si tiene éxito, este enfoque puede servir en el futuro como una pantalla de primer nivel rápido para identificar pacientes en riesgo.”

Ver más televisión como un adulto joven predice obesityUniversity de escuelas de Pittsburgh de las Ciencias de la Salud

PITTSBURGH, de 31 de agosto, el año 2015 – Los más horas adultos jóvenes pasan viendo la televisión cada día, mayor será la probabilidad de que van a tener un índice de masa corporal más alto y más grande circunferencia de la cintura, un análisis de 15 años por la Universidad de Pittsburgh Graduate escuela de Salud Pública reveló.

La asociación no se mantuvo en los últimos años, lo que indica que la edad adulta es un momento importante para intervenir y promover la visión de la televisión menos, según la investigación publicada en línea en el journalSAGE abierto.

“Nos quedamos muy sorprendidos al encontrar que la televisión se asocia con la obesidad posterior para los adultos jóvenes, pero no para los de mediana edad”, dijo el autor principal Anthony Fabio, Ph.D., MPH, profesor asistente de epidemiología de la Universidad de Pittsburgh Salud Pública. “Esto sugiere que los adultos de mediana edad pueden ser diferentes de los adultos jóvenes en la forma en que responden a la influencia de la visión de la TV.”

El Dr. Fabio y sus colegas analizaron los datos de 3.269 adultos reclutados en Birmingham, Ala., Chicago, Minneapolis, y Oakland, Calif., Que participó en el desarrollo de la Arteria del riesgo coronario en adultos jóvenes (cardias) Estudio. Durante 15 años a partir de 1990, los participantes informaron de sus hábitos de ver la televisión y tenía su circunferencia de la cintura mide y su índice de masa corporal (una medida del peso y la altura que puede indicar obesidad) calcula cada cinco años.

Los participantes más tiempo dedicado a ver la televisión cuando eran aproximadamente 30 años de edad, es más probable que iban a ser obesos cinco años más tarde, en comparación con sus compañeros que pasaban menos tiempo frente a la televisión. El equipo no dispone de datos sobre las edades más jóvenes.

El Dr. Fabio y su equipo sospechan muchas razones potenciales para la relación, incluyendo que los adultos jóvenes pueden ser más propensos a la merienda durante la visión de la televisión y consumir alimentos poco saludables debido a su mayor susceptibilidad a la seducción de la publicidad de comida basura en la televisión. En apoyo de esta hipótesis, el estudio también encontró que CARDIA participantes eran más propensos a comer alimentos más sanos a medida que envejecían.

El análisis encontró que el 23 por ciento de los hombres y el 20,6 por ciento de las mujeres que participaron en el estudio observaron cuatro o más horas de televisión al día. Dentro de ese grupo de espectadores de televisión pesados, el 35,9 por ciento era negro, y el 8,6 por ciento eran blancos; y el 40,8 por ciento tenían una educación secundaria o menos, frente a un 17,4 por ciento con una educación después de la secundaria.

Un ingreso familiar menor y mayores tasas de fumar y beber también se asociaron con más tiempo dedicado a ver la televisión.

“El ver la televisión y la obesidad son altamente prevalente en muchas poblaciones de todo el mundo,” dijo el Dr. Fabio. “Esto significa que incluso pequeñas reducciones en la visión de la televisión podría dar lugar a grandes mejoras de salud pública. Reducir el tiempo de sedentarismo debe ser una directriz estilo de vida saludable promovido en gran medida al público. Nuestro estudio indica que el mayor retorno de la inversión sería en la orientación de los adultos jóvenes de las intervenciones para reducir la visión de la televisión. los hábitos de vida saludables deben comenzar a edades tempranas “.

Universidad de Queensland