trucos para maquillar ojos hundidos

Trucos para maquillar ojos hundidos

Cada persona tiene unos rasgos que la hacen única, y los ojos hundidos son uno de ellos. Se trata de una peculiaridad que, a su vez, es una virtud, un rasgo especial que nos distingue y al que podemos extraer todo el magnetismo y la fuerza con el maquillaje para conseguir efectos realmente especiales y definitorios.

Hoy te traemos de la mano de Carmen Moreno, maquilladora profesional en Alicante, algunos consejos para  sacarle todo el partido a tu mirada con sencillos trucos para maquillar ojos hundidos.

Maquillaje de ojos hundidos paso a paso (sin necesidad de ser profesional)

El objetivo es conseguir que unos ojos con apariencia cóncava aprovechen la profundidad natural de que disponen, usando para ello juegos de sombras y la máscara de pestaña más adecuada.

Estos son los pasos que debes dar para conseguir imprimir un efecto en la mirada más potente pese a tener los ojos hendidos:

  • Aplicar un poco de corrector en la zona del párpado para asegurar que las sombras duren varias horas en las mejores condiciones.
  • Aplicar sombras en tonos muy suaves. Por ejemplo: el tono tierra, que no es excesivamente oscuro, que quede bien difuminado. A continuación emplea un tono rosado en la cuenca del ojo y difumínalo hacia arriba (zona del párpado superior). Para acabar usa un pincel plano y fino para marcar las pestañas inferiores.
  • Aplica un eyeliner en las pestañas superiores sin dejar ningún hueco. Una vez hayas definido la forma, alarga el rabillo para conseguir la amplitud extra que necesitas.
  • Abre la mirada con un lápiz iluminador en la línea de agua inferior del ojo.
  • Paso final: Emplea una máscara de pestañas que den un efecto “abanico” a tus ojos. Alarga, repasa y gira el cepillo antes de tocar la punta con él, de este modo conseguirás unas pestañas más largas y más gruesas…
  • Fijador: un recurso importante en dos sentidos. El primero es que evita que el maquillaje sea absorbido por la piel, por lo que va a ayudar a evitar su envejecimiento prematuro. Por otro lado, va a evitar que el maquillaje desaparezca después de algunas horas; algo muy incómodo, sobre todo si estás en un evento importante o una fiesta y has de ir a retocarte cada poco tiempo.

En conclusión

Prueba los tonos y colores que mejor combinen con el color de tu piel. Con esto vas a conseguir mejorar mucho más la expresión y la dinámica de tu mirada.

En este sentido, da prioridad a los colores más claros y evita ahumados y delineados en negro. Los ojos hundidos son muy agradecidos con los colores y tonos claros. No obstante, esto no quiere decir que no puedas usar colores oscuros si a ti te gustan.

Lo importante es encontrar tu combinación perfecta de colores y texturas. Prueba y encuentra la expresión e imagen que quieres imprimir en los demás. Muchos colores pueden combinar, además de con el de tu piel, con tus propios ojos y con el color de tu ropa.

Por eso, prueba y encuentra el efecto de maquillaje que destaque tus rasgos personales como algo único.

Compartir en:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Lo último
Artículos relacionados