Propiedades nutritivas de la lechuga

La lechuga no es aburrida

Si al empezar una dieta saludable para reducir esos kilos demás piensas que tu única alternativa es pasar por comer algo de lechuga, debes saber que son muchas las propiedades nutritivas de esta verdura.

Lo primero que debes saber es que existen más de 2.000 variedades de lechuga y su valor nutricional es bastante elevado, siendo útil no solo para ayudarte a bajar de peso, sino que tiene una serie de aportes para los distintos órganos de tu cuerpo.

Conoce cuáles son estas propiedades nutritivas de la lechuga que te presentaremos a continuación y verás cómo dejas de pensar que es una hortaliza aburrida.

Bajo contenido calórico

Una de las propiedades más conocidas de la lechuga es su bajo contenido calórico, y es que una ración aporta solo 15 calorías por cada 100 gramos aproximadamente. Este valor la convierte en el ingrediente principal de las ensaladas destinadas a la pérdida de peso.

Este factor se ve incrementado por su potencial saciante, que permite que te sientas saciado aún cuando no estés comiendo cantidades abundantes. Por eso es el alimento preferido por muchas personas para ser consumida en las cenas y como acompañamiento de algunos platos principales.

Efecto diurético e hidratante

Este es uno de los usos que ha tenido la lechuga desde la antigüedad, puesto que era usada con frecuencia para mantener el cuerpo en niveles adecuados de hidratación ante la falta de otras fuentes de líquidos. Esto es debido a su alto contenido en agua; que permite hidratar de forma natural al organismo.

Gracias a estas propiedades, la lechuga actúa como un excelente diurético para mantener funcionando en condiciones óptimas los riñones. Además, ese alto contenido en agua es ideal para evitar el desarrollo de infecciones urinarias, incentivando la función renal.

Mejora los niveles de azúcar en la sangre

Uno de los problemas más comunes a los que debemos hacer frente son las altas concentraciones de azúcar en la sangre; algo que incide negativamente en nuestra salud. En este sentido, la lechuga actúa eficientemente para reducir estas alteraciones, ayudando a minimizar la incidencia de las mismas.

Esto la convierte en una hortaliza que se suele incorporar dentro de la dieta de aquellas personas que sufren de diabetes, o para aquellos que tienen la probabilidad de padecer este tipo de enfermedades por factores hereditarios.

Relajante

Una de las propiedades nutritivas y más desconocidas de la lechuga es su capacidad de proporcionar relajación y ofrecer un descanso más placentero. Esto se debe a que posee lactucarium, que es una sustancia con una amplia capacidad tranquilizante; por lo que se puede decir que la lechuga propicia el sueño, asegurando un descanso más relajador.  

Así que es conveniente consumirla por las noches, ya que además de ser un alimento ligero y fácil de digerir, puede ayudarte a conciliar el sueño rápidamente.

Previene las enfermedades cardiacas

La lechuga contiene flavonoides, que son ideales para minimizar el riesgo de padecer de enfermedades cardiacas, cuidando el corazón de una manera saludable y natural. Estos ayudan a mejorar la función de los vasos sanguíneos, reduciendo la posibilidad de que se produzcan alteraciones en el flujo de la sangre.

Son muchas las propiedades nutritivas de la lechuga: un alimento sano, agradable y saciante que te puede ayudar a perder peso de una forma rápida y segura. 

Por eso no debes pensar en si es o no aburrida, sino en todo el bienestar que te puede aportar.

Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Lo último
Artículos relacionados