El agua micelar: una de las mejores formas de cuidar tu piel

Mantener una rutina de belleza efectiva es clave para resaltar la luminosidad y salud de la piel. La práctica diaria de cuidado facial no solo contribuye a la prevención del envejecimiento prematuro, sino que también crea una base perfecta para la aplicación de maquillaje. Sin embargo, el primer paso esencial en cualquier rutina de belleza es el proceso de desmaquillado. Retirar los restos de maquillaje y las impurezas acumuladas a lo largo del día es fundamental para permitir que la piel respire y absorba de manera eficiente los beneficios de los productos de cuidado posterior. 

Es aquí donde entra en juego el protagonista de este artículo. Si alguna vez te has preguntado qué es el agua micelar y cómo puede ayudarte en tu día a día, estás en el lugar adecuado. Hoy descubrirás todos sus beneficios y, seguro, que irás a por uno a tu tienda favorita. 

¿Qué es el agua micelar?

Seguro que ya has visto en marcas como Bioderma la palabra agua micelarpero no te queda claro qué es. ¿Es aceite? ¿Es un sérum? 
 
El agua micelar es una solución acuosa que contiene micelas, pequeñas partículas de moléculas de limpieza que actúan como imanes para atrapar y eliminar impurezas, grasa, maquillaje y otros residuos de la piel.
 
Aunque la tecnología de las micelas ha existido durante décadas, el agua micelar ha ganado popularidad en la última década como una alternativa suave y efectiva a otros limpiadores faciales que pueden llegar a dañar nuestra piel.

Beneficios de incorporar el agua micelar en nuestra rutina de cuidado facial

Si en los últimos años el agua micelar se ha convertido en un favorito para muchas personas es por todos los beneficios que tiene este producto.

  • Limpieza suave pero efectiva: El agua micelar contiene micelas, pequeñas partículas que actúan como imanes para atrapar y eliminar el maquillaje, la suciedad, el exceso de aceite y otras impurezas de la piel de manera suave y efectiva, sin necesidad de frotar demasiado.

  • No requiere enjuague: Una de las ventajas clave es que no necesitas enjuagar tu rostro después de usar agua micelar. Esto es conveniente, especialmente cuando estás fuera de casa o en situaciones en las que no tienes acceso a agua.

  • Apta para todo tipo de pieles: El agua micelar es suave y adecuada para todo tipo de pieles, incluyendo las sensibles. No suele contener ingredientes agresivos, como alcohol, que pueden irritar la piel.

  • Hidratación adicional: Algunas fórmulas de agua micelar están enriquecidas con ingredientes hidratantes como glicerina, lo que ayuda a mantener la piel hidratada y suave.

  • Preparación para otros productos: Usar este producto antes de aplicar otros productos para el cuidado de la piel, como sueros o cremas hidratantes, puede mejorar su absorción al limpiar la piel y eliminar barreras de impurezas.

  • Uso versátil: Además de usarse como desmaquillante y limpiador facial, el agua micelar también puede utilizarse para refrescar la piel durante el día o para corregir pequeños errores de maquillaje.

  • No obstruye los poros: Por lo general, las fórmulas de agua micelar son no comedogénicas, lo que significa que no obstruyen los poros y son menos propensas a causar brotes de acné.

  • Libre de fragancias y químicos agresivos: Muchas marcas de agua micelar ofrecen fórmulas sin fragancias y sin ingredientes agresivos, lo que la hace adecuada para aquellos con piel sensible o propensa a alergias.

  • Refrescante: La sensación de frescura que proporciona el agua micelar puede ser agradable, especialmente en climas cálidos o después de hacer ejercicio.

3 pasos para aplicar correctamente el agua micelar

Ahora que ya sabes todo lo que puede hacer por ti el agua micelar, toca saber cómo aplicarlo para que todos esos beneficios puedan hacer su función en la piel. 

El paso nº1 es mojar en algodón con el agua micelar que tengas en tu armario. Si tienes el pelo largo, puedes ponerte una diadema para recogértelo y que no moleste en la aplicación. 

El paso nº2 consiste en pasar suavemente el algodón o la toalla desmaquillante por tu rostro y cuello para eliminar las impurezas y el maquillaje que puede haber por esa zona. 

Por último, el paso nº3 (pero no es imprescindible) es enjuagar tu cara después de su uso. Pero, como hemos visto anteriormente, con esta clase de productos no es 100% necesario. 

¿Te ha convencido este artículo para incorporar el agua micelar en tu rutina de belleza? ¡Seguro que no te arrepentirás! Ha llegado el momento de tener una piel sana y radiante todos los días. 

Compartir en:
Lo último
Artículos relacionados