brochas para base de maquillaje

¿Qué brochas para base de maquillaje elegir?

Cada tipo de brochas para base de maquillaje permite un tipo de acabado y cobertura completamente diferentes. Por eso es importante conocerlas y saber elegir la que realmente necesitas para cada momento.

Brocha Kabuki

Se trata de brochas densas que son ideales para realizar acabados uniformes. Son perfectas tanto para las bases de maquillaje como para el polvo. Su uso sobre la piel del rostro se hace formando círculos para obtener una cobertura total o media.

Existen dos tipos de brocha Kabuki:

Brocha Kabuki Plana

Brochas para rostro con cabezal anchopelo muy tupido y corto. Este producto funciona muy bien para conseguir una gran cobertura en toda la cara. Gracias a sus características se pueden mezclar varios todos de base que den como resultado un mejor empaque con el color de nuestra piel. La mezcla es uniforme y se suele usar usando base de maquillaje con hidratantes.

Brocha Kabuki Redondeada

Ideal para repartir en el rostro diferentes productos: cremas, polvos, hidratante, etc.

La brocha redondeada es mejor que la plana para este tipo de acciones.

Brocha Mofeta

Son brochas que combinan dos tipos de fibras diferentes con los colores blanco y negro que recuerdan a los que lleva una mofeta en el lomo; de ahí su nombre. La mezcla de fibras es natural y sintética ofrece mayor versatilidad de uso.

Este artículo de belleza es, en realidad, multiusos: se pude usar tanto para dar cobertura (no en exceso) a la cara como para matizar, y su acabado es ligero.

Pincel lengua de gato

Con un diseño, plano, tupido y con cerdas firmes, su acabado cubre menos y es menos natural que otras brochas. De hecho, su diseño puede recordar a los pinceles de los pintores; por lo que su acabado es muy similar al que se podrá conseguir en un cuadro.

Es ideal para cubrir mucho espacio del rostro con base de maquillaje. Y es muy buena para usar bases líquidas o en crema porque permite conseguir gran uniformidad sobre la zona en la que se apliquen.

Brocha ovalada

Sus cerdas son muy flexibles y tupidas, por lo que se adaptan muy bien al rostro y ofrecen acabados muy naturales y uniformes.

Esponja de maquillaje

Muy similar al trabajo que se consigue con un aerógrafo. Su acabado es muy natural y uniforme, ofrecen un tipo de cobertura modulable, de ligera a media (e incluso alta), que se puede regular añadiendo producto en cada pasada.

¿Cómo usar una esponja de maquillaje?

El correcto uso de una esponja de maquillaje es el siguiente:

  • Humedecerla en mayor o menor medida según la cobertura que se desee cubrir.
  • Usa tu base de maquillaje en pequeñas gotas en el dorso de la mano y, de ahí, aplícala en la esponja.
  • La aplicación debe ser con ligueros golpes y nunca arrastrando sobre el rostro.
  • Emplea polvos, si lo deseas, a la vez.
  • Lávala bien después de cada uso y deja que se sequen completamente antes del siguiente uso para que no tengan agua acumulada.
Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Lo último
Artículos relacionados