efectos del consumo de refrescos

13 efectos de los refrescos azucarados para la salud

Cuando se consume en exceso, el azúcar añadido puede afectar negativamente a la salud.

Sin embargo, algunas fuentes de azúcar son peores que otras, y las bebidas azucaradas son las peores con diferencia.

Esto se aplica principalmente a los refrescos azucarados, pero también a los zumos de frutas, los cafés muy azucarados, entre otros.

Aquí tienes 13 efectos de las bebidas azucaradas en tu salud para que te lo pienses dos veces antes de abrirte un bote.

Las bebidas azucaradas no hacen que te sientas lleno

No calman la sed y están fuertemente relacionadas con el aumento de peso.

La forma más común de azúcar añadido -sacarosa o azúcar de mesa- aporta grandes cantidades de fructosa, un azúcar simple. La fructosa no reduce la hormona del hambre, ni estimula la sensación de saciedad como lo hace la glucosa; el azúcar que se forma al digerir los alimentos con almidón.

Por lo tanto, cuando consumes azúcar líquido, sueles añadirlo a tu ingesta total de calorías. Así, no es de extrañar que quienes toman bebidas azucaradas ganen más peso que quienes no lo hacen.

Grandes cantidades de azúcar se convierten en grasa en el hígado

La glucosa puede ser metabolizada por todas las células del cuerpo, mientras que la fructosa sólo puede ser metabolizada por un órgano: el hígado.

Cuando se consume demasiado, el hígado se sobrecarga y convierte la fructosa en grasa.

Parte de la grasa se expulsa en forma de triglicéridos en la sangre, mientras que otra parte permanece en el hígado. Con el tiempo, esto puede contribuir a la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Pueden provocar resistencia a la insulina

Una característica clave del síndrome metabólico.

La hormona insulina conduce la glucosa desde el torrente sanguíneo hasta las células.

Sin embargo, cuando se beben refrescos azucarados, las células pueden volverse menos sensibles o resistentes a los efectos de la insulina.

Cuando esto ocurre, el páncreas debe producir aún más insulina para eliminar la glucosa del torrente sanguíneo, por lo que los niveles de insulina en la sangre se disparan.

Esta situación se conoce como resistencia a la insulina.

La resistencia a la insulina es, sin duda, la principal causa del síndrome metabólico, que es el primer paso hacia la diabetes de tipo 2 y las enfermedades cardíacas.

Un estudio realizado en hombres jóvenes y sanos descubrió que la ingesta moderada de fructosa aumentaba la resistencia a la insulina en el hígado.

Son la principal causa dietética de la diabetes de tipo 2

una enfermedad común que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Se caracteriza por un elevado nivel de azúcar en sangre debido a una resistencia o deficiencia de insulina.

Dado que el consumo excesivo de fructosa puede provocar resistencia a la insulina, no es de extrañar que numerosos estudios relacionen el consumo de refrescos con la diabetes de tipo.

De hecho, beber tan sólo una lata de refresco azucarado al día se ha relacionado sistemáticamente con un mayor riesgo de diabetes de tipo 2.

Un estudio reciente, que analizó el consumo de azúcar y la diabetes en 175 países, demostró que por cada 150 calorías de azúcar al día -aproximadamente una lata de refresco- el riesgo de padecer diabetes de tipo 2 aumentaba en un 1,1%.

No contienen nutrientes esenciales

Sólo tienen azúcar.

Los refrescos azucarados no contienen prácticamente ningún nutriente esencial: ni vitaminas,

El azúcar puede causar resistencia a la leptina

La resistencia a los efectos de esta hormona -denominada resistencia a la leptina- se considera ahora uno de los principales factores de aumento de la grasa en los seres humanos (32, 33Fuente de confianza).

Los refrescos azucarados pueden ser adictivos

Es posible que los refrescos azucarados sean una sustancia adictiva.

De hecho, numerosos estudios sugieren que el azúcar -y la comida basura procesada en general- afectan al cerebro como las drogas duras.

Las bebidas azucaradas pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas

Un estudio de 20 años de duración realizado en 40.000 hombres descubrió que los que tomaban una bebida azucarada al día tenían un 20% más de riesgo de sufrir -o morir de- un ataque al corazón, en comparación con los hombres que rara vez consumían bebidas azucaradas.

Mayor riesgo de cáncer

El cáncer tiende a ir de la mano de otras enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes de tipo 2 y las enfermedades cardíacas.

Por esta razón, no es sorprendente ver que las bebidas azucaradas se asocian frecuentemente con un mayor riesgo de cáncer.

Un estudio realizado en más de 60.000 adultos descubrió que los que bebían 2 o más refrescos azucarados a la semana tenían un 87% más de probabilidades de desarrollar cáncer de páncreas que los que no bebían refrescos (51Fuente de confianza).

El azúcar y los ácidos de los refrescos son un desastre para la salud dental

Es un hecho bien conocido que los refrescos azucarados son malos para los dientes.

Los refrescos contienen ácidos como el ácido fosfórico y el ácido carbónico.

Estos ácidos crean un entorno muy ácido en la boca, lo que hace que los dientes sean vulnerables a las caries.

Mayor riesgo de padecer gota

La gota es una condición médica que se caracteriza por la inflamación y el dolor en las articulaciones, en particular los dedos gordos de los pies.

La gota suele producirse cuando los altos niveles de ácido úrico en la sangre se cristalizan.

La fructosa es el principal hidrato de carbono conocido por aumentar los niveles de ácido úrico.

Mayor riesgo de padecer demencia

Cuanto mayor sea el nivel de azúcar en sangre, mayor será el riesgo de demencia.

Estas son algunas de las cosas que las bebidas azucaradas pueden hacerle a tu salud. Cámbialas por zumos naturales o agua con gas con limón o naranja; pero sin azúcares añadidos.

Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Lo último
Artículos relacionados